El hombre tras las letras

20070530025150-portada-rc
Creo que en más de una oportunidad lo he escrito aquí: me encanta mi pega. Cada día tengo miles de oportunidades para generar movimientos, crear, disfrutar con la energía de los niños, difundir lo que suecede en términos académicos y humanos…y hasta pelear un poco.

Una de las cosas que más agradezco es poder participar en la infinidad de actividades que se realizan a diario y especialmente las de la biblioteca que, en abril, son muchas.

Hace un par de días estuve presente en la charla que daba Darío Oses a los alumnos del Diferenciado Humanista.

No era la primera vez que lo veía. Dos años antes, cuando recién llegué al colegio, me había tocado “cubrir” el encuentro con los alumnos de Media. En esa oportunidad permanecí un rato y justo cuando la interacción tomó vuelo tuve que salir de la sala para registrar otra historia. Esta vez me quedé hasta el final y pude comprobar un de mis teorías favoritas: siempre es más interesante y motivador conocer al autor antes que su obra. Cuando se puede, obviamente.
Oses es uno de los pocos escritores que conozco que lucha abiertamente contra su ego, lo dice y se le nota. El hecho lo hace mucho más respetable y uno tiende a poner atención al fondo porque ya sabe que la forma no importa para él ( o trata seriamente de que no importe). El tipo sabe un kilo, tiene una tremenda sensibilidad y a sus casi 60 años sigue tras “lo importante” con la misma fuerza de un adolescente. Periodista, escritor, profesor de mitología, buscador.

El tema es que, después de la charla y una agradable conversación junto a dos profesoras de Lenguaje y las dos bibliotecarias, “arrendé”, como dicen mis hijos, uno de sus libros en la Biblioteca: Rockeros Celestes. Es una obra para jóvenes escrita con la sabiduría de los años y la sensibilidad del artista. Me encantó el manejo del lenguaje, los detalles, el ritmo, el tono. Me pareció totalmente imperdible, un texto para todas las edades.

Anuncios

Letras que matan

broken-heart

A lo largo de mi vida siempre he tenido canciones que, por alguna razón me han marcado. Usualmente se trata de temas contingentes a mis estados emocionales  y a una que otra desgracia amorosa. Ya sé, dirán que es cosas de minas…la cortada de venas después de un quiebre va ligado en forma inevitable a una canción pero yo conozco a algunos que incluso se vanaglorian de su canciones culpables.

Hoy me acordé de una letra ESPECTACULAR con la que me torturé por un par de años. Descubrí que me sigue encantando pero, tal como ese viejo amor, ya no duele. O sea, es verdad que todo pasa…afortunadamente.

PD. pertenece a la producción “Puntos Cardinales” de Ana Torroja que tiene al menos unos tres temazos más que no sonaron en radio. Es un álbum buenísimo. Ojalá lo encuentren.

Te he querido tanto

(Ana Torroja)

G. Varona / F. Amat

Te he querido tnato
Que aullaban los perros,
Gritaban los locos,
Lloraban los cuerdos
Al verme intentando
Derretir el viejo
Corazón de hielo
Que llevabas dentro

Recojo mis cosas
Me pongo el abrigo,
No tengo la culpa
Si todas tus risas
Y todas tus rosas
Se vienen conmigo

Te he querido tanto,
Y por tanto tiempo,
Y con tantas ganas,
Y con tanto empeño…
Con tan poca suerte,
Con tan poco acierto,
Con poca esperanza,
Sin ningún remedio

Mi amor sin respuesta
Se iba al vertedero
Inundando calles,
Alfombrando suelos,
Cubriendo paredes,
Llenando de besos
Las alcantarillas
Y los sumideros

Recojo mis cosas
Me pongo el abrigo,
No tengo la culpa
Si todas tus risas
Y todas tus rosas
Se vienen conmigo

Te he querido tanto,
Y por tanto tiempo,
Y con tantas ganas,
Y con tanto empeño…
Con tan poca suerte,
Con tan poco acierto,
Con poca esperanza,
Sin ningún remedio

Me declaro vivo (Chamalú)

 

A diario llegan a nuestros mails cientos de chistes, cadenas, sortilegios y PP (presentaciones power point) de origen dudoso e igual gusto.  Sin conexión a Internet en casa, me cuidé bastante de perder el tiempo en el trabajo o en el cyber leyendo todos aquellos mensajes.  Sin embargo, uno sabe cuando HAY que leer algo porque viene de esa personas que no alucinan con cualquier cosa a menos que estén en un momento especial de su vida.

Así fue, con este criterio, que me encontré con un mail larguísimo – lleno de flores y música siútica, por cierto, que obvié en favor del mensaje- en el que me fui enredando, diría, emocionalmente. Luego lo busqué en la red y fuí encontrando algunas huellas de este ser humano simple, libre y profundo conocido como Chamalú.

Comparto con ustedes el texto y les dejo un enlace de otro blog que también se conectó con el alma del personaje. ¡Qué lo disfruten!

Me declaro Vivo

Saboreo cada acto.

Antes cuidaba que los demás no hablaran mal de mí,
entonces me portaba como los demás querían
y mi conciencia me censuraba.

Menos mal que a pesar de mi esforzada
buena educación siempre había alguien difamándome.
¡Cuánto agradezco a esa gente que me enseñó
que la vida no es un escenario!
Desde entonces me atreví a ser como soy.

He viajado por todo el mundo, tengo amigos de todas las religiones;
conozco gente extraña:
católicos, religiosos pecando y asistiendo a misa puntualmente,
pregonando lo que no son,
personas que devoran al prójimo con su lengua e intolerancia,
médicos que están peor que sus pacientes,
gente millonaria pero infeliz,
seres que se pasan el día quejándose,
que se reúnen con familia o amigos
los domingos para quejarse por turnos,
gente que ha hecho de la estupidez su manera de vivir.

El árbol anciano me enseñó
que todos somos lo mismo.

La montaña es mi punto de referencia:
ser invulnerable, que cada uno diga lo que quiera,
yo sigo caminando indetenible.

Soy guerrero:
mi espada es el amor,
mi escudo el humor,
mi hogar la coherencia,
mi texto la libertad.

Si mi felicidad resulta insoportable, discúlpenme,
no hice de la cordura mi opción.
Prefiero la imaginación a lo indio,
es decir inocencia incluida.

Quizás solamente teníamos que ser humanos.

El que tú no veas los átomos,
no significa que no existan.

Por eso es muy importante que sea el Amor
lo único que inspire tus actos.

Sin Amor nada tiene sentido, sin Amor estamos perdidos,
sin Amor corremos el riesgo de estar de nuevo
transitando de espaldas a la luz.

En realidad,
sólo hablo
para recordarte
la importancia
del silencio.

Anhelo que descubras el mensaje que se encuentra
detrás de las palabras; no soy un sabio,
sólo un enamorado de la vida.

El silencio es la clave,
la simplicidad es la puerta
que deja fuera a los imbéciles.

La gente feliz no es rentable,
con lucidez no hay necesidades innecesarias.

No es suficiente querer despertar, sino despertar.

La mejor forma de despertar es hacerlo
sin preocuparse porque nuestros actos
incomoden a quienes duermen al lado.

Recuerda que el deseo de hacerlo bien será una interferencia.
Es más importante amar lo que hacemos
y disfrutar de todo el trayecto.

La meta no existe, el camino y la meta son lo mismo.
No tenemos que correr hacia ninguna parte,
sólo saber dar cada paso plenamente.

No, no te resistas, ríndete a la vida.
Quien acepta lo que es
y se habilita para hacer lo que puede,
encarna las utopías

y lo imposible se pone a disposición.

La mejor manera de ser feliz es: ’ser feliz’.
Reconstruye tu raíz y saborea la vida.

Somos como peces de mares profundos,
si salimos a la superficie reventamos.

La frivolidad y la intrascendencia
condenan la vida a la muerte.

Cuando somos más grandes que lo que hacemos,
nada puede desequilibrarnos.
Pero cuando permitimos que las cosas sean más grandes
que nosotros, nuestro desequilibrio está garantizado.

El corazón está en emergencia por falta de amor.
Hay que volver a conquistar la vida,
enamorarnos otra vez de ella.

Nuestro potencial interior aflora espontáneamente
cuando nos dejamos en paz.

Quizá sólo seamos agua fluyendo;
el camino nos lo tenemos que hacer nosotros.

Más no permitas que el cauce esclavice al río,
no sea que en vez de un camino tengas una cárcel.

La infelicidad no es un problema técnico,
es el resultado de haber tomado el camino equivocado.

Amo mi locura que me vacuna contra la estupidez.
Amo el amor que me inmuniza ante la infelicidad
que pulula por doquier, infectando almas
y atrofiando corazones.

El amor es, a nivel sutil,
la esencia de nuestra instancia inmunológica.

La gente está tan acostumbrada a complicarse,
que rechaza de antemano la simplicidad.

La gente está tan acostumbrada a ser infeliz,
que la sensación de felicidad
les resulta sospechosa.

La gente está tan reprimida, que la espontánea ternura
le incomoda y el amor le inspira desconfianza.

Hay cosas que son muy razonables, objetivas y… apestan.

Ya no podemos perder el tiempo
en seguir aprendiendo técnicas espirituales cuando aún estamos vacíos de amor.

Quienes no están preparados para escuchar
tienen la recompensa de no enterarse de nada.

Disfruta de lo que tienes, recibe lo que venga,
crea e inventa lo que necesites, haz sólo lo que puedas,
y fundamentalmente celebra lo que tengas.

La vida es un canto a la belleza,
una convocatoria a la transparencia

Cuando esto lo descubras desde la vivencia,
el viento volverá a ser tu amigo,
el árbol se tornará en maestro
y el amanecer en ritual.

La noche se vestirá de colores,
las estrellas hablarán el idioma del corazón
y el espíritu de la tierra reposará otra vez tranquilo.

¡Me declaro vivo!

Chamalú.
Indio Quechua

Más sobre Chamalú en El Blog Alternativo

Deudas pendientes

jardiel-poncela

Jardiel Poncela

De un tiempo a esta parte vengo acumulando deudas.

Conmigo: leo y escribo poco

Con mis amigos: no llamo, invito ni veo a casi nadie

Con mis amigos virtuales: no me doy el tiempo para visitarlos.

¿En qué estoy?

Simplemente viviendo. Trabajando, dejando el cigarrillo, comiendo, peleando y conversando con mis hijos adolescentes (más lo primero que lo segundo), pagando cuentas, riendo a ratos y suspirando mucho.

Hoy decidí pagar una deuda a corto plazo, promocionando un nuevo sitio imperdible.

Mi querido amigo virtual , consejero literario y genio de las letras humorísticas- Enrique Gallud Jardiel– levantó un blog buenísimo sobre su también genial abuelo –Enrique Jardiel Poncela. En él encontrarán biografía, textos, curiosidades, obras y todos los etcéteras que debieran conocerse a propósito de este Maestro del Humor español.  Disfrútenlo.

Esperando…

waiting_for_you_by_jjap1

…que con el nuevo año duelan menos las ausencias..aquellas inevitables e inesperadas, aquellas que devastan, aquellas que sólo dejan lugar para la reinvención grupal y la creencia de que volveremos a estar juntos algún día en alguna parte.

… lo demás (incluso tú) ya no tiene importancia