A veces me gusta caminar

Con una cantidad de kilos encima que jamás confesaré, sé que tengo que salir a caminar diariamente (¿Trotar? ¡Ni Dios lo permita!) El tema es que después de la pega, con suerte encuentro ganas de sentarme a leer, conversar con los niños o a ver televisión. Y no es por el trabajo en sí (tengo una jornada más razonable que otros cristianos) sino que la tensión de diversas situaciones me agota. Bueno, debo reconocer que todo me agota por estos días. El caso es que el famoso ejercicio diario va quedando para un ‘mañana’ que se convierte en fin de semana, con suerte.

A veces me gusta caminar por el barrio. Recorrer las calles que aun no han sido masacradas por la municipalidad, que decidió ampliar veredas y estacionamientos de la calle principal dejandonos a descubierto de la lluvia y del sol, sin árboles añosos, todo en vías del ‘mejoramiento vial’ que no ha sido tal.  Subo por la parte de Príncipe de Gales que aun parece La Reina y llego hasta la Academia de guerra.  En el camino me topo con otros deportistas ocasionales que, como gente civilizada, saludan al pasar.

Entonces me gusta dejar de pensar, intentar una meditación que me libere de todo y que me permita volver a ese estado de armonía añorada por todo ser semi- humano (¿Les había contado que en el fondo soy semi-divina?). Y ahí comienza la lucha entre cuerpo, mente y espíritu. El primero se agota y entrega las armas; la segunda pelea imponiéndose la mayor parte de las veces, mientras que el último ríe sabiendo que al final, siempre ganará. Luego vuelan las ideas y llego de vuelta a casa con ganas de escribir y llevar a cabo miles de empresas que olvido a la media hora.

A veces me gusta caminar y ahora lo escribo a modo de decreto. (Tal vez mañana salga)

9 pensamientos en “A veces me gusta caminar

  1. A mí me ENCANTA caminar. Felizmente vivo en una zona de Lima donde hay de todo cerca, así que para mí es una delicia caminar de acá para allá. Además, tengo a la vuelta el Malecón de Miraflores, y no aprovecharlo sería casi un delito.
    Te animo a que las intenciones no queden en decreto.
    Saludos.

  2. Me ENCANTA caminar…me pongo música y camino, pensando en mil tonteras.

    Yo tambien necesito perder kilos, y eso que hago pilates 3 veces a la seman, pero lo mejor es caminar. Me irìa caminando a la pega, pero son 10kms y llegar transpirada y poco digna como que na que ver jeje.

    Gracias por leer mi blog! Con el blogger nuevo no he podido poner los links, pero cuando averigue como vas a ser una de las que seguirè jeje

  3. El placer del caminante surge de la costumbre. Te lo dice una profesional.
    Me gusta tu blog.
    Saludos

  4. Me gusta caminar, pero no lo hago muy seguido. Claro q cuando tengo q ir asl centro del pueblo en q vivo es 1 hora de caminata (ida y vuelta) asegurada. Lo ideal es caminar por un verde entorno…
    Cariños.

  5. Me encanta caminar rodeada de verde, oyendo cantos de pájaros… ése es mi escenari ideal, pero dado que se está haciendo una necesidad para mí (para bajar kilos de más), optaré por cualquier telón de fondo más o menos agradable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s