Reflexiones básicas de vacaciones idem

Como algunos de ustedes saben, trabajo a cargo de las comunicaciones de un colegio y por ende tengo la suerte de disfrutar de buenas vacaciones. Es decir, en esta época, mientras el resto de la humanidad de este país sigue enfrentando los hielos matutinos, yo me los duermo, por dos semanas.

Genial, agradecida de la vida. Sin embargo, como nada es gratis en este planeta, me agarré un resfrío que se los encargo y he pasado mis primeros días de asueto (uyyy quería usar esa palabra antigua, típica de mi padre-abuelo) a medio morir saltando, con lo que casi no me he movido de mi depto.

Fiebre los primeros días, luego nada que amerite ir al doctor, salvo la tos que me impide aparecerme por un cine, un pub o cualquier lugar público sin que la gente me mire con cara de que llevo la peste a cuestas. Además, la energía varía igual que el termómetro: de -1 a 2 grados, aproximadamente. No tengo ganas de leer, ni escribir, ni twittear mucho, ni nada…¿qué me queda? ¡La TV!

Bueno, el tema es que me he dedicado a ver tres mil películas en el cable. La mayoría son pésimas, pero he visto varias buenas también.

Las británicas me matan, por su ambientación- cualquiera sea la época en que se sitúen- y con buenos actores, mejor aún.  Vi por segunda vez, Verónica Guerin, cinta que me identifica en más de un sentido y a la vez me conmueve. Es una historia real y la periodista se la juega a morir- de hecho muere- por cambiar la ley de drogas en Irlanda. Protagonizada por la Cate Blanchet y dirigida por Joel Schumacher, es un gran filme. La están dando en HBO.

Por otra parte, Cinecanal o Cinemax, exhibió hace un par de días “Evelyn”, otra historia real inglesa, protagonizada por Pierce Brosnan, que narra la lucha de un padre -abandonado por su mujer- por tener la custiodia legal de sus hijos.

Hoy caí en otro tema y sólo por casualidad, porque el título (o su traducción), no me tincaba para nada. Era algo así como “Vivir con Fuerza”. Un dramón, pensé. Y sí, era un dramón. Una mujer cuarentona es diagnosticada con cáncer y, además de la lucha por su vida, debe pelear por realizar sus sueños, sin saber si le queda o no tiempo. Lo interesante para comentar aquí fue lo que me dejó dando vueltas en el coco. ¿Hago lo que quiero hacer? ¿He cumplido mis sueños? ¿Aprovecho el tiempo con mis hijos? ¿Aprovecho mi propio tiempo? ¿Qué hace falta para realizar esos sueños antes de que sea tarde? ¿Cuál es mi misión?

Les extiendo esas preguntas, a ver qué onda.

5 pensamientos en “Reflexiones básicas de vacaciones idem

  1. Además de cine, tienes tiempo para ejercicios de introspección. Y de ahí las preguntas, éstas por las dudas. Luego existes y estarás pronto bien de salud. ¡Salud!

  2. Voy a intentar un aproach pinponistico de respuestas cortas y en el orden respectivo…

    En parte.
    Algunos si, pero tengo reservados unos cuantos mas.
    No kids yet.
    Le saco trote.
    No uso reloj.
    Caminar sobre el agua, amar y ser feliz.

  3. Que bueno tener vacaciones en este tiempo… en cuanto aa “las preguntas” creo que una respuesta encierra todas “hacer lo que uno quiera” creo que eso te da regalonear con tus hijos, cumplir sueños…aprovechar el tiempo … en fin… creo que eso haria yo…

    un abrazo cariñoso Mary y recupertate

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s