Laberintos

laberintoTodos los días entro en el laberinto sabiendo que podré salir al medio día. El hilo de Ariadna me guía invariablemente hasta que me topo con Teseos que optan por utilizar las tijeras de la envidia. Aun no aprendo a confiar en ella, a integrarla a mis antenas. La abandono en Creta y sigo adelante, triunfando hasta que olvido cambiar las velas. Yo también soy  Teseo, vulnerable, oprimida y solitaria.

Un pensamiento en “Laberintos

  1. Así mismo parece que también entro en un laberinto y la salida no la veo … de pronto se me viene a la mente una idea de laberinto que se encuentra en la magistral novela de Umberto Eco ” El nombre de la rosa ” que algo logra verse en el filme homónimo de Jean Jacques Anaud, protagonizado por Sean Connery como el monje investigador William de Baskerville.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s