Divagaciones a partir de una gota

pintura.jpgDesde lo alto del piso en el que me he parado, algo se desprende de la brocha con la que, en vano, intento emparejar los bordes superiores de la pared. Sigo con tanto terror el curso de la gota que de pronto veo la imagen en cámara lenta. El Mercurio salva esta vez prestando generosamente una “o” que se vuelve azul en su interior. Me quedo pegada en la palabra ‘sobremesa’ y  la querida Luz María Edwards (*) aparece de pronto desde algún lugar del recuerdo hablando sobre la importancia de reunirnos a la hora de comer. ¡Qué razón tiene! Es en esa instancia donde aprendemos a conocernos y a querernos; es después de comer cuando podemos hablar de cómo ha sido nuestro día, cuales son las inquietudes y qué necesita cada uno. Una bandeja y un televisor en frente sólo generan distancia.

Sobremesa, sobre-mesa. Otro episodio, hace muchos años, en Constitución. Recuerdo al tío Carlos invitándonos a participar de la conversación de los “grandes”: “Más vale que las niñitas se enteren de las verdades en la mesa y no en la cama”. Alguna experiencia tenía el hombre;=).

Me robo una frase que leí en un comentario por ahí. Hace falta más café, más mirarse a la cara, más conversación de sobremesa.

La gota en el diario se ha secado cuando me acuerdo que debo seguir pintando para alcanzar a dar la segunda mano.

* Luz María Edwards es profesora de filosofía y música. Fue directora del Colegio La Maisonette, fundadora del Colegio La Fontaine y asesora del Ministerio de Educación en el período de Mariana Aylwin. Hace clases en varias universidades de la capital.

10 pensamientos en “Divagaciones a partir de una gota

  1. Me gustó mucho esta divagación … me gustó como derivó en el tema de fondo …
    conozco sólo una familia en que la sobremesa se extiende hasta la hora de “tomar onces” … imperdibles!
    .
    ojalá haya quedado bien la pintura!!
    .
    besos querida Mary!

  2. Hola

    Que estabas pintado color azul, el dormitorio?

    No hay como una sobremesa, un cafecito con compañia o una cerveza conversada🙂

    Saludos cordiales
    Karlo

  3. Hasta antes de que mi PADRE falleciera, las sobremesas en mi casa eran de campeonato, sobre todo cuando la familia toda se reunía. Horas hablando de anécdotas y vivencias de cada cual.

    A pesar de que hoy la sobremesa está cada días más extinta, siempre que hay más familia esta se extiende.
    Un solo recuerdo, una vez, cuando tenía 17 años, mi padre pregunta a todos sus hijos: “Quién de Uds. a fumado marihuana” silencio absoluto en la mesa, no obstante, mi hermano mayo, suelto de lengua dice: “no yo no, pero Vito si” mirándome fijamente”, me quedé helado… todavía.

    Cosas de sobremesa

  4. Cada vez compartir y conversar, verse y mirarse, parece tener menor prioridad en el día a día. Tenemos celulares, msn, blogs chats, pareciera ser que todo es cada vez más impersonal.
    Vengo llegando de mis vacaciones y lo que más hice fue compartir.
    I feel Good.

    Zaludorrrrssss.

  5. Cierto. Hay que conversar más. Todo lo que se pueda y tanto como se pueda. Hablar con los demás. Y, lo importane, escuchar.

    Buen fin de semana Mary.

  6. Hay que ver lo que da de sí una gotita. Cada vez se habla menos, ya sea en sobremesa o en cualquier otro momento y, muchas veces, lo que decimos no se diferencia demasiado de una conversación de besugos.

    Musus.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s